Cambiar Bañera por plato de ducha

Especialistas en instalación y cambio de bañeras por platos de ducha, mamparas de ducha o de bañeras,  y reformas de baño en general.

Baños para discapacitados, duchas para minusválidos,  Adaptabilidad en el baño de la tercera edad. Solicita presupuesto para cambiar tu bañera por plato de ducha sin compromiso.

Baños para discapacitados y tercera edad

Ventajas para sustituir su bañera por un plato de ducha:

  1. Práctico. Hoy en día disponemos de poco tiempo para darnos un baño relajante, lo habitual es darse una ducha rápida y a continuar.
  2. Adaptabilidad. Una bañera, por sus propias dimensiones, generalmente ocupa gran parte del espacio de un cuarto de baño de tamaño medio. Ni que decir tiene en los baños de los pisos actuales, donde el espacio es mucho más reducido que en las casas más antiguas. Un plato de ducha se puede instalar en la mitad de espacio aprovechando más los metros.
  3. Ahorro. En la ducha consumimos muchos menos litros de agua de los que necesitamos para llenar una bañera, además de la energía empleada para calentarlos. Un ahorro que, además de suponer un beneficio para el medio ambiente, repercute en una notable ventaja para nuestro bolsillo.plato de ducha en baño
  4. Comodidad. El acceso a una ducha es mucho más cómodo y además permite instalar dentro un asiento, lo que supone una necesidad en hogares con personas dependientes. Además, la mayoría de platos de ducha ofrecen superficies antideslizantes que evitan resbalar dentro. Evite accidentes innecesarios
  5. Limpieza. Una ventaja apreciable de las duchas sobre las bañeras es su mayor facilidad de limpieza, ya que tienen menos superficie y permiten un acceso más sencillo a los rincones.
  6. Diseño. ofrecemos múltiples soluciones en función del espacio al que tengan que adaptarse, y diversos materiales y diseños para ofrecer un añadido estético al cuarto de baño. Y ya no sólo las duchas, sino también las mamparas y griferías existentes en el mercado ofrecen múltiples posibilidades decorativas.
  7. Espacio. la bañera ocupa un lugar extra que el plato de ducha minimiza, con lo que se aprovecha más el espacio del baño